Mejorar el packaging para aumentar tu facturación

Conforme han ido evolucionando las técnicas utilizadas para incrementar las ventas de las empresas y mejorar el marketing, mayor atención están prestando los empresarios al empaque de los productos que ofrecen y venden a sus clientes.

El packaging, empaquetado o envoltorio, de los productos puede ir más allá de una mera forma de proteger y transportar los productos. Un buen empaquetado puede, incluso, aumentar la facturación de nuestro negocio tal y como veremos en este artículo.

Aprovechar bien el packaging

El packaging de los productos está estrechamente relacionado con la imagen de nuestra empresa; las personas pueden llegar a identificar un producto o una empresa simplemente por ver el empaque en el que vienen. Hay productos que incluso se identifican más por empaquetado que por sí mismos.

Un ejemplo sencillo y paradigmático es el caso de las bebidas gaseosas; los refrescos más populares del mercado normalmente se identifican por la marca de la empresa y por el packaging en el que vienen. El producto en sí mismo, la bebida como tal, no tiene una apariencia representativa, sobre todo porque muchas bebidas de distintas marcas son iguales entre sí en apariencia.

Transmitir calidad por medio del packaging

Cuando las personas se acercan a un comercio a comprar un producto, muchas veces se dejan llevar por el simple empaquetado del mismo más que por el producto como tal. Esto resulta evidente pues muchos productos no se pueden probar sin antes haberlos comprado.

Es por eso que transmitir una imagen de calidad por medio del packaging resulta fundamental para el éxito en la comercialización de un producto. Hay empresas que incluso aprovechen el aumento de ventas de verano para rediseñar sus empaques u ofrecer empaques especiales dependiendo de la temporada.

Evitar confusiones al cliente

Algo muy importante que debemos de tener en cuenta a la hora de hacer un buen packaging, que sobre todo sea atractivo para el cliente como veremos más adelante, es evitar confusiones con otras marcas. No suele ser buena idea que los posibles clientes no suelan identificar nuestros productos al ver el packaging en el que están.

Hay que lograr, por tanto, una imagen distintiva y que se relacione con nuestra marca o con nuestros productos. Hay que tener en cuenta, por otra parte, que así como existen litigios por copias de patentes, también se pueden dar problemas por utilizar las imágenes o marcas distintivas de otras empresas.

Mejorar el packaging de nuestros productos

Ya hemos visto algunas pautas que debemos de tener en cuenta para aprovechar bien el packaging de nuestros productos. Pero, además, es necesario tener en cuenta que un buen packaging es tan importante que incluso nos puede ayudar a mejorar las ventas y por ende la facturación de nuestra empresa.

Si el empaquetado o envoltorio de nuestros productos es atractivo, novedoso y denota que contiene un producto de calidad, los clientes pueden verse más tentados a comprar nuestros productos en detrimento de aquellos que ofrece la competencia. Veremos algunos consejos para mejorar nuesto packaging y por ende aumentar nuestra facturación.

Hacer un packaging atractivo

La estética es uno de los elementos centrales de cualquier tipo de packaging, incluso siendo fundamental para las empresas que ofrecen servicios, o para las páginas web de los negocios. Un producto que venga en un packaging atractivo a la vista llamará más la atención y será más probable que lo vendamos.

Por otra parte, lo visual no es lo único que debemos de cuidar a la hora de hacer un buen packaging; hay empresas como Apple que se toman muy en serio mejorar la experiencia del cliente a la hora de abrir el paquete. Puede parecer poco relevante para muchos, pero a nivel de nuestro subconsciente la experiencia que tengamos al abrir un procuto puede condicionar nuestra opinión sobre el mismo más adelante.

Proteger bien nuestros productos

Utilizar un packaging que sea apropiado para transportar de forma segura el producto que vendemos puede dar resultados que realmente se plasmen en el balance de situación de una empresa. Esto es así en tanto que si los clientes reciben productos dañados o defectuosos por culpa de un mal packaging, perderemos dinero y futuros clientes.

Esto que comentamos aplica en general para cualquier tipo de producto, aunque hay algunos donde se debe de tener especial cuidado. Por ejemplo si vendemos perfumes u otros productos que vengan en contenedores de cristal, debemos de tener un buen packaging que evite que se rompan en circunstancias normales de uso.

También te puede interesar este contenido:
Programa de facturación
Regístrate gratis, ya somos más de 11.000 pymes y autónomos ! Prueba nuestro programa de facturación, te sorprenderás de cuanto puede ayudarte con la gestión de tu negocio
Tu email:
Tu nombre:
Uso de cookiesAceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar el análisis de hábitos de navegación en nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies.