Diferencias entre iva soportado y repercutido

Si tienes un negocio como autónomo, o tu empresa está bajo una sociedad, estarás obligado a pagar el IVA. Como sabes, todas las operaciones que facturas, salvo algunas exentas, deben de llevar IVA.

Aquello es sencillo de entender, sin embargo muchas personas no conocen bien que es y como funciona el IVA soportado y el IVA repercutido. Explicaremos en este artículo estos aspectos de este impuesto para que así comprendas su mecánica al completo.

¿Qué es el IVA soportado y el IVA repercutido?

Cuando vendes un producto, y plasmas el IVA en cualquier tipo de factura, es el consumidor el que está pagando el impuesto; esto se llama IVA repercutido, pues estás repercutiendo el impuesto al cliente.

El IVA soportado, por su parte, sigue la lógica contraria; cuando compramos productos a nuestros proveedores, o pagamos algún servicio, somos nosotros los que pagamos el impuesto. En estos casos estamos soportando el impuesto, pues somos nosotros los que tenemos la carga de pagarlo.

¿Por qué existen estas dos categorías?

Puede parecer extraño a primera vista el porqué existen estas dos categorías de IVA cuando aquello no sucede en otros impuestos. La razón es realmente muy clara y sencilla.

Somos nosotros los empresarios, autónomos o sociedades, los que ingresamos el impuesto a la administración, pero realmente el que lo paga es el cliente, no nosotros. Es verdad que en la contabilidad el IVA es como un gasto pero realmente aquel dinero "nunca fue nuestro".

¿Afecta esto en algo mi contabilidad o facturación?

En absolutoñ; la distinción entre IVA soportado e IVA repercutido no tiene ninguna implicación en el momento de la contabilización del impuesto en nuestros libros y cuentas.

Asimismo, al momento de facturar las operaciones que hacemos nuestros clientes, no debemos de tener en cuenta esto. Como veremos a continuación, la importancia de esta diferencia aparecerá en el momento de la liquidación y pago del impuesto.

¿Para qué hay que tener en cuenta el IVA soportado y el repercutido?

Toda vez que tenemos claro que el IVA soportado es el que pagamos nosotros en las facturas que nos entregan los proveedores de nuestra empresa y el repecurtido es que nos pagan a nosotros nuestros clientes, toca entrar a analizar la importancia de esta distinción.

Como decíamos, el IVA soportado y repercutido serán fundamentales a la hora de liquidar el IVA, es decir al rellenar el modelo 303. Si no hacemos esta distinción, salvo en el caso del recargo por equivalencia, no podríamos calcular el IVA a pagar.

Calcular el IVA a pagar

La fórmula básica de calcular el IVA que debemos de pagar a la administración sigue la lógica siguiente: IVA repercutido - IVA soportado = IVA a pagar. La lógica que se sigue aquí es que debemos de pagar todo el IVA que nuestros clientes nos han dado pero descontamos el que nosotros ya hemos pagado a otros.

Evidentemente nuestro proveedor hará la misma fórmula a la hora de liquidar su IVA, por lo que en última instancia la administración recaudará el IVA total de toda la cadena de producción y entrega de bienes y servicios.

También te puede interesar este contenido:
Programa de facturación
Regístrate gratis, ya somos más de 11.000 pymes y autónomos ! Prueba nuestro programa de facturación, te sorprenderás de cuanto puede ayudarte con la gestión de tu negocio
Tu email:
Tu nombre:
Uso de cookiesAceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar el análisis de hábitos de navegación en nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies.