Qué es el dropshipping

Existen muchos modelos de negocio y tipos de empresas, normalmente estructurados en un plan de negocios, que pueden resultar interesantes por su rentabilidad. El uso de nuevas tecnologías y estrategias de venta novedosos suelen ser claves.

El dropshipping, por su parte, es un estructura que triangula las ventas y el stock de tal forma que se puedan ahorrar muchos costes. Veremos en qué consiste este método o modelo de empresa y qué debemos de tener en cuenta si vamos a emprender con él.

En qué consiste el dropshipping

El dropshipping es un modelo en donde intervienen tres partes; por un lado tenemos al cliente o consumidor final y, por otro, a la empresa mayorista y la empresa minorista. La minorista simplemente se encarga de ofrecer el producto y tramitar el pedido; esto se puede hacer, por ejemplo, utilizando una tienda online.

El mayorista, por su parte, tiene los productos en stock y simplemente se encarga de hacerle llegar al cliente, directamente, lo que ha comprado a través del minorista. El droshipping tiene grandes ventajas para el pequeño inversor o empresario (el minorista). A continuación mencionaremos las principales ventajas de este método.

Ventajas del dropshipping

La principal ventaja que nos ofrece el dropshipping, como modelo de inversión, es que no debemos de tener una financiación demasiado potente para empezar. No necesitamos un stock para empezar por lo que no tendremos que recurrir a la financiación para emprender.

Otra ventaja competitiva respecto de otras empresas que se encargan de vender al por menor, es que nuestra tesorería, probablemente, sea más sana y estable. Esto es así por la misma razón que acabamos de mencionar; no gastaremos dinero en stock y solo gastaremos cuando, en efecto, vendamos algún producto.

Atención al cliente en el dropshipping

Una cuestión que puede llegar a ser un dolor de cabeza para algunos empresarios que se dedican al dropshipping es la atención al cliente. Como minoristas que usamos este método de venta, no tenemos nunca en nuestras manos el producto que vendemos, por lo que no conocemos ni podemos conocer su estado antes de llegar al cliente.

El cliente, por su parte, reclamará normalmente a aquel que le vendió el producto, es decir nosotros. Por eso la atención al cliente puede ser problemática en algunos casos cuando el producto tiene defectos o se quiere devolver. Veremos, por eso, algunos consejos para aquellos que se quieran dedicar al dropshipping.

Consejos a tener en cuenta si te quieres dedicar al dropshipping

Como sucede con cualquier tipo de negocio, en el dropshipping hay algunas cosas en particular que debemos de tener en cuenta, más allá de los consejos habituales para cualquier negocio, para que las cosas salgan bien. Por eso, más que consejos que aplican a cualquier negocio, como puede ser el cómo emitir facturas, veremos que tiene el dropshipping de especial.

Lo primero y más evidente es no empezar el negocio sin liquidez suficiente; es cierto que hemos dicho que no se requiere dinero para el stock, pero de todos modos hacen falta recursos para poner a funcionar una web o local, pagar a empleados (en su caso) y afrontar trámites e impuestos.

Trabajar con proveedores de confianza

Hace un momento dijimos que uno de los problemas del dropshipping era la atención al cliente por no conocer el estado de los productos antes de que él los reciba. Es por eso que, en este tipo de negocios, es fundamental trabajar con buenos y fiables proveedores.

Debemos de confiar en que nuestro mayorista envíe las cosas de una forma adecuada para el tipo de producto del que se trate y que tenga controles de calidad que eviten que salgan productos defectuosos en la medida de lo posible. Si por el contrario, esto no es así, nuestra empresa puede sufrir mucho hasta el punto de no ser rentable.

Buena comunicación con las partes

La comunicación es un elemento central de cualquier negocio que funcione con una triangulación como la del dropshipping. Debemos de estar en contacto permanente y constante con nuestro proveedor, pero también con el cliente por si este tiene algún tipo de problema.

Más allá de las buenas relaciones entre profesionales, siempre ayuda automatizar procesos para agilizar las gestiones entre las empresas. Digitalizar la facturación, por ejemplo, puede ahorrarnos dinero y aumentar la velocidad a la que gestionamos los pedidos que tengamos.

También te puede interesar este contenido:
Programa de facturación
Regístrate gratis, ya somos más de 11.000 pymes y autónomos ! Prueba nuestro programa de facturación, te sorprenderás de cuanto puede ayudarte con la gestión de tu negocio
Tu email:
Tu nombre:
Uso de cookiesAceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar el análisis de hábitos de navegación en nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies.