Claves para conseguir un buen asesor fiscal

Hay empresarios que creen que con tener una gestoría que lleve sus obligaciones tributarias, e incluso que controle la contabilidad, es suficiente para evitar mayores complicaciones con la administración.

Por desgracia esto no es siempre así, y puede que necesitemos la ayuda de un profesional en materia de impuestos. Veremos, en este artículo, la importancia de tener un buen asesor y como elegirlo correctamente.

Por qué es importante un asesor fiscal

Antes de saber por qué tiene tanta importancia tener un asesor en materia de impuestos, debemos de definir, en concreto, qué es un asesor fiscal realmente. Se trata de un profesional del derecho, si bien en ocaciones pueden tener otras carreras, que están especializados en el pago de tributos, tramitaciones ante la administración y procesos judiciales.

Hay gestorías que, en algunos casos, pueden contar con profesionales de este tipo, sobre todo si se trata de gestorías grandes. No obstante, puede que en algunos casos este tipo de empresas no tengan el conocimiento suficiente, de ciertas leyes (como la Ley General Tributaria), para resolver problemas más complicados.

Qué aporta un asesor fiscal

Un asesor fiscal, que como decíamos normalmente suele ser un profesional del derecho habilitado para ejercer la abogacía, puede ser de mucha ayuda de caras a un juicio frente a la administración tributaria; sea porque nos reclaman una cantidad o porque nosotros reclamamos a la administración, las empresas pueden llegar a tener juicios de este tipo.

Sin embargo, más allá de la ayuda que nos pueden dar en un juicio, los asesores fiscales también puede hacer asesoría preventiva. Muchas veces es mejor consultar antes de hacer algo y así evitar un problema. Por desgracia, no hay mucha costumbre en España de hacer esto y, por tanto, en muchos casos los problemas se complican hasta tal punto que luego es complicado darles una solución.

Cuándo recurrir a un asesor fiscal

Como decíamos, no deberíamos de llegar hasta el punto de tener un litigio con la administración para acudir a un asesor. Lo mejor es trabajar con uno de forma cercana, y consultar con él siempre que tengamos alguna duda sobre algún trámite o impuesto.

Cuestiones complicadas, como interpretar normas o incluso hacer algunas operaciones como el factoring, pueden requerir la atención de un experto en la materia. Si nuestra gestoría no nos aporta suficiente información, o tenemos dudas de que sea correcta, debemos de consultar con un asesor fiscal.

Cómo conseguir un buen asesor fiscal

Una de las maneras más comunes de encontrar a un asesor fiscal es mediante la referencia de otra persona, normalmente otro empresario o incluso un familiar, que nos refiere a un profesional. Esto puede ser un buen indicativo, aunque eso no quita que debamos de comprobar otras cosas.

Es importante que el asesor fiscal puede constatar su experiencia profesional en el sector de los impuestos, que sea preferiblemente un abogado y que sus precios sean razonables (hay que tener cuidado, por otra parte, con precios que sean demasiado bajos).

Tarifas claras

La confianza es algo fundamental entre un empresario y cualquier profesional del derecho, pero especialmente en el caso de los asesores fiscales; estas personas conocerán toda la información contable y fiscal de nuestra empresa, situación que es evidentemente delicada.

Por ello, y al margen de otras cosas que nos puedan dar a entender que nuestro asesor es transparente y honesto, es buena idea que él nos de algún tipo de presupuesto y que nos facture sus servicios. Tenemos que tener claras las tarifas y, en esa línea, desconfiar de los asesores que no son claros con lo que nos van a cobrar.

Disponibilidad del asesor

Un problema que tienen muchos empresarios con sus gestorías, pero incluso también con los asesores o abogados, es que los mismos rara vez están atentos a nuestros problemas o no están muy disponibles cuando realmente los necesitamos para que nos ayuden con algún tipo de gestión.

La disponibilidad, cercanía e implicación de un asesor fiscal es importante para que nuestra empresa pueda actuar con seguridad. Por ejemplo, así como cualquier empresario puede tener dudas sobre facturas, también las suele tener sobre impuestos. Es muy cómodo y conveniente poder resolver estas cuestiones de forma rápida y eficaz.

También te puede interesar este contenido:
Programa de facturación
Regístrate gratis, ya somos más de 11.000 pymes y autónomos ! Prueba nuestro programa de facturación, te sorprenderás de cuanto puede ayudarte con la gestión de tu negocio
Tu email:
Tu nombre:
Uso de cookiesAceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar el análisis de hábitos de navegación en nuestra web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra política de cookies.